Feliz 2021… y mis mejores deseos

Lo admito: a veces parece difícil escribir acerca de despedidas del año que se va y deseos para el que viene y luego, al releer ese texto, no sentir pudor al comprobar cómo, una vez más, nos hemos dejado arrebatar por pura emoción desbocada.

Pero también es cierto que este año ha sido especial, histórico a todas luces. Que ha habido una parada “real” en buena parte del mundo y la sensación de cambio de ciclo es especialmente intensa para todos.

No es sólo el Nuevo Año, la vuelta al Sol, el Solsticio y las Saturnales cristianizadas. Es la vacuna que augura —de forma lenta, eso sí— un retorno a algo parecido a lo que llamábamos normalidad: una vuelta a los abrazos, los encuentros, compartir virus sin rubor, y microbios, y alientos, y senderos de la mano.

A la vez, eso lo sabemos todos, ha habido algo que se ha quebrado: ya nada será lo mismo en el trabajo, en el comercio, en esa economía que nos sustenta. Y, más sutil, y a la vez más esencial, la relación con la naturaleza será distinta, ha de serlo, de puro evidentes que se han hecho nuestros lazos con ella.

Las relaciones también han cambiado. El online nos ha permitido saber que las distancias son más ficticias que nunca y, a la vez, que no hay nada que sustituya la calidez de la presencia, las miradas y los microgestos que no sabemos traducir con palabras, pero que dicen más que ellas.

En este ambiente de fin de ciclo y comienzo de uno nuevo, quería tan sólo enviarte mis mejores deseos en este nuevo año que se abre para todos:

  • Que tengas siempre los ojos bien abiertos para apreciar la maravilla que te rodea, sean cuales sean tus circunstancias.

  • Que cuides de tu cuerpo y de tu mente, especialmente en tiempos de tormenta, y también en la placidez de la calma, el disfrute y el reposo.

  • Que sepas distinguir lo que es importante en el día a día, que paradójicamente es lo sencillo, y no dejes que las ideas te arrebaten el tesoro de ser consciente de los detalles, los recovecos, las caricias, el cariño y la belleza de la pausa y el silencio, y también la de la algarabía y la conexión.

  • Que sepas encontrar el equilibrio propio para ti entre tu cuidado y el de los otros, el crecimiento y la recuperación, la apertura y la introspección.

  • Que se abra, en fin, un gran año para ti y para los que te rodean. Que todos hayamos aprendido al menos un poco del terremoto de 2020 y podamos sembrar una semilla de atención y apertura hacia el año y el ciclo que comienza.

Este es también un gran momento para el aprecio. En mi caso, en este año que se cierra he aprendido a ser más consciente de la importancia de este momento, precisamente este, que es, de verdad, el único que tenemos.

He aprendido mucho sobre la vida que se abre en relación y la realidad del desapego, que nos enriquece de manera indescriptible.

Se trata, o así lo veo, de honrar lo que está presente, de cuidar la dificultad y apreciar las múltiples formas en las que se expresa la vida.

¿Y tú? ¿Qué aprecias de este año que se cierra?
¿Qué has aprendido?
Y, ¿hacia dónde miras ahora, cuál es tu rumbo?

6 Comments

    1. ¡Qué alegría verte por aquí, Risi! Toda la felicidad, sostenible 😛 y posible, también para ti y los tuyos. ¡Un besazo enorme!

  1. Lorena deseo que día a día sigamos siendo felices con todo lo que nos ofrece la vida, con todas las alegrías, desavenencias y a persar de todo consigamos disfrutar de cada momento.

    Un fuerte abrazo

    1. ¡ Muchas gracias por tu comentario, Yolanda! Así es. Y lo mejor de todo, bajo mi punto de vista, es que podemos aprender a ello, cada vez un poquito más. ¡Feliz Año!

  2. Buenos día Lorena.
    Ya hemos visto como de pronto la vida se puede parar con esta pandemia, , no obstante, como tú bien nos decías, tenemos que aprender del momento presente
    y vivirlo, así que ha pesar de todo tenemos que agradecer que estamos AQUI Y AHORA.
    Muchas gracias por acordarte de mi y desearte un !! FELIZ AÑO !!

    1. ¡Muchas gracias, Trini! Me alegro mucho de saber de ti. ¡Un abrazo grande y muy FELIZ AÑO también para vosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *